La periodontitis es un factor de riesgo de cardiopatías

periodontitis e infarto

Periodontitis y Cardiopatías.

 

Sabemos que la periodontitis es un factor de riesgo en el posterior desarrollo de cardiopatías, pero ¿cuál es el motivo? ¿Cuál es el mecanismo subyacente? ¿A quien hay que culpar?
En un reciente estudio estos interrogantes han podido ser resueltos y ya sabemos exactamente el porqué de dicha asociación. En un reciente trabajo publicado en Infection and Immunity, revista de la Asociación Americana de Microbiología se ha podido demuestra que una de las bacterias implicadas en la periodontitis, Porphyromonas gingivalis, es también causante del riesgo de una cardiopatía. Uno de los hechos que guiaron este estudio fue la detección de esta misma bacteria en placas de ateroma y muestras de infartos. Además otras evidencias, cómo el desarrollo de enfermedades coronarias en ratones de laboratorio infectados con esta bacteria habían sido comunicadas, sugerían su implicación directa.

Que ella era la causante era algo seguro, pero como en tantas otras ocasiones, hasta no demostrar el mecanismo molecular (o haciendo un símil culinario, cogerla con las manos en la masa), únicamente podíamos presumir su culpabilidad.

Dada la evidencia se pasó a la experimentación. Cultivos de células musculares lisas aórticas fueron infectados con dicha bacteria, y tras el estudio de los distintos factores emitidos al medio, se pudo observar que uno de los factores de virulencia de P. gingivalis, las así llamadas “gingipains”, eran capaces de modular directamente la expresión de factores pro-inflamatorios en las células infectadas. La acción de P. gingivalis es doble, por un lado fomenta la expresión de la angiopoyetina-2 (pro-inflamatoria), mientras que paralelamente reduce la expresión de angiopoyetina-1 (anti-inflamatoria), promoviendo finalmente la respuesta inflamatoria.

A veces resulta sorprendente como los microorganismos, en su evolución, han sido capaces de aprovechar nuestras fortalezas y transformarlas en debilidades. Cuide su boca y cuidará de sí mismo.

 

Fuente MTN

1 Gingipains from the periodontal pathogen Porphyromonas gingivalis play a significant role in regulation of Angiopoietin 1 and Angiopoietin 2 in human aortic smooth muscle cells, Boxi Zhang, Hazem Khalaf, Allan Sirsjö and Torbjörn Bengtsson, Infection and Immunity, doi: 10.1128/IAI.00498-15, published online 17 August 2015.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *